SOBRE EL TERRENO

“En 18 años hemos aumentado la inmunización del 70 al 85%”

Marie-Ange Saraka-Yao
Directora general, Movilización de Recursos y Asociaciones del Sector Privado GAVI, la Alianza para las Vacunas
La Obra Social ”la Caixa” ha sido la primera empresa externa al mundo de las vacunas en colaborar con GAVI, la Alianza Internacional para las Vacunas, recaudando más de 25 millones de euros para vacunar a los niños de África y Latinoamérica
¿Cada cuánto tiempo muere un niño por una enfermedad prevenible?

La proporción es que cada 60 segundos mueren 3 niños de una enfermedad prevenible.

¿Por qué en 2018 esta tragedia aún no se ha podido evitar?

Hemos hecho un gran progreso en los últimos 18 años, desde que empezamos en el año 2000. Hemos conseguido que los precios de las vacunas bajaran significativamente gracias a la unificación de empresas privadas con el gobierno de los países que crearon esta asociación llamada GAVI. Esta entidad aúna lo mejor de los asociados en salud global. Pero lo más importante es que trabaja con expertos de centros de investigación como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y varias fundaciones en países en desarrollo para encontrar una solución sostenible. Hemos creado un mercado en el que alentamos a los fabricantes de vacunas a crear las vacunas necesarias. Al tener los medios y la garantía que ofrecemos, podemos comprar la vacuna a un volumen bastante grande para poder bajar su precio.

La colaboración privada es fundamental

En estos últimos 18 años nuestra inmunización ha aumentado desde el 70 al 85%. Estamos en la mejor situación hasta el momento, pero hay muchas enfermedades matando a niños, como la neumonía, primera causa de muerte entre ellos. Por eso, estamos muy contentos de nuestra asociación con ”la Caixa”, ya que ha sido la primera empresa externa al mundo de las vacunas que ha creído en nosotros, ayudándonos a recaudar dinero para la causa y a hacer de la vacunación algo accesible en los países más pobres como Mozambique. En los 10 años que llevamos trabajando juntos hemos podido recaudar más de 25 millones de euros para que los niños de África y Latinoamérica tengan las vacunas básicas contra las principales enfermedades. Pero necesitamos hacer aún más para que los niños puedan estar protegidos ante todas las enfermedades graves. El dinero que tenemos cubre las vacunas básicas pero no todas las necesarias, por eso necesitamos crecer todavía más.

¿Qué relación hay entre las muertes de niños y la pobreza de un país?

Hay un claro vínculo entre ambos. Cuando un país invierte en salud ayuda a su desarrollo. Por ejemplo, en Mozambique tienes que escoger entre pagar una vacuna por 20 céntimos o exponerte a que si tu hijo enferma tengas que ir al hospital y pagar unos 200 dólares, sueldo anual de la familia. Las vacunas previenen, así que si se tiene dinero ahorrado y tu bebé está sano, tu productividad es mayor, puedes trabajar mejor y no has de faltar al trabajo. A su vez, los niños enfermos no pueden ir a la escuela y no pueden aprender. Por eso es tan importante la prevención, porque tiene consecuencias en muchos otros aspectos de la vida de las personas. Así que hemos creado una comunidad de salud. La salud global ayuda a consolidar un país pobre.


¿Con qué dificultades se encuentran a diario en GAVI?

En un año gastamos aproximadamente 2 billones de dólares en vacunas. Una cantidad enorme. Nuestro reto es hacer que las vacunas lleguen al lugar correcto. Los países en los que trabajamos tienen transportes e infraestructuras deficientes. Por ejemplo, en la temporada de lluvias las carreteras no funcionan. Así que hemos tenido que pensar en soluciones creativas para asegurarnos de que las vacunas lleguen a los niños de Ruanda, Mozambique, en lo alto de las montañas de Madagascar o en países en guerra.

¿Próximos objetivos?

Hemos salvado de la muerte a casi 10 millones de niños y hemos vacunado a casi 700 millones en el mundo en 18 años. El objetivo marcado para el periodo 2016-2020 es vacunar como mínimo a 300 millones de niños más y salvar entre 5 y 6 millones de vidas más.

Un sueño posible — El sueño de GAVI es que no haya más niños que mueran de enfermedades que se pueden prevenir. Un sueño que es posible gracias a la tecnología y a toda la gente involucrada en este proyecto. En palabras de Marie-Ange Saraka-Yao, en la fotografía junto a Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria ”la Caixa”: “Nos gustaría hacer más con menos, mediante los nuevos avances tecnológicos que permiten ser mucho más eficientes. Para hacernos una idea, nos gustaría que con 1 dólar podamos ayudar a 20 niños en vez de a 10. Así que nuestras claves son la tecnología, la innovación del sector privado y nuestra asociación con la Obra Social ”la Caixa” para seguir creciendo económicamente. Porque todo esto es posible, como demuestran los grandes avances que hemos conseguido hasta el momento”.

Recaudar para salvar vidas — El liderazgo de Marie-Ange Saraka-Yao como directora general de Movilización de Recursos y Asociaciones del Sector Privado de GAVI ha sido fundamental para que esta organización internacional, que reúne a los sectores públicos y privados con el objetivo común de crear un acceso equitativo a las vacunas nuevas e infrautilizadas para los niños que viven en los países más pobres, haya recaudado la mayor cifra de aportaciones hasta la fecha: unos 18.000 millones de dólares en 2015. Nacida en Costa de Marfil y con nacionalidad francesa, es titulada en Administración de Empresas por la Universidad de Pensilvania y en Economía por la Escuela de Negocios ESSEC de Francia.