EDITORIAL

Espejo

Por Isidre Fainé. Presidente de la Fundación Bancaria "la Caixa"

Savant, ‘sabio’. Así se denomina a personas con déficits cognitivos como el autismo y que, sin embargo, desarrollan habilidades artísticas, memorísticas o de cálculo excepcionales. Es el caso de Kim Peek, que a lo largo de su vida memorizó más de 8.000 libros. O el de Stephen Wiltshire, capaz de dibujar una ciudad como Nueva York a escala y al detalle después de sobrevolarla en helicóptero durante apenas 45 minutos.

Su ejemplo hace patente una realidad que no perdemos de vista en el día a día de la Obra Social ”la Caixa”: toda persona tiene un potencial a desarrollar. Un talento que nos define y singulariza, al margen de cualquier condicionante o limitación. Nuestro objetivo es contribuir a fomentar esta excepcionalidad, especialmente entre los colectivos con menos oportunidades para desarrollarla.

Buena prueba de ello es el proyecto “Tienes talento”, dirigido a niños en situación de vulnerabilidad y que tiene su reflejo en este nuevo número de la revista Alma. La iniciativa forma parte de un programa mucho más amplio, CaixaProinfancia, dirigido a atender a familias con menores en riesgo de exclusión. Nuestro objetivo es abrirles la puerta a un futuro mejor. Y esto pasa por garantizar que sus necesidades básicas estén cubiertas. Pero también, y sobre todo, por la educación y la detección del talento.

“La beca te sitúa en igualdad de condiciones”. Así explica Cristina Gallach, en las páginas que siguen, lo que supuso para ella el apoyo de la Obra Social. Gallach logró una beca de ”la Caixa” hace más de treinta años, en las que fueron las primeras convocatorias de este programa que permite a estudiantes españoles ampliar su formación en las mejores universidades del mundo. Después de una exitosa trayectoria en los ámbitos de la comunicación y las relaciones internacionales, Gallach es hoy secretaria general adjunta de Comunicación e Información Pública de la ONU.

Queremos contribuir a que personas que, por un motivo u otro, recurren a la Obra Social puedan descubrir lo que las hace brillar con luz propia. Es esta una voluntad que hacemos extensiva a un amplio sector de colectivos, como estudiantes, personas mayores, jóvenes artistas, personas con diferentes tipos de discapacidad o emprendedores.

De ahí nuestra apuesta por iniciativas como el Concurso de Relatos, para incentivar que las personas mayores compartan su talento y sus vivencias. O por Comisart, cuyo objetivo es apoyar a comisarios de arte emergentes.

Pero no querría acabar sin destacar la enorme creatividad y talento que nos regalan a diario personas con discapacidad que participan en diferentes iniciativas de la Obra Social ”la Caixa”.

Hacía referencia, al principio, a las habilidades excepcionales que desarrollan personas con trastorno del espectro autista (TEA). A ellas les hemos dedicado una exposición en CaixaForum Barcelona. Su título me parece de lo más elocuente: Yo veo lo que tú no ves. Invito a mirar más allá de las apariencias, a tratar de ver con la mirada del otro para reconocer su excepcionalidad, su enriquecedora singularidad. Esto también es un talento.—

Tu parte de ‘Alma’— El apoyo a los colectivos más desfavorecidos, la promoción de la vivienda digna y la mejora medioambiental son algunos de los objetivos de los programas impulsados por la Obra Social ”la Caixa”. Beneficiarios, voluntarios y trabajadores forman una red de personas activas que quieren mejorar nuestro entorno mediante proyectos que beneficien a toda la sociedad. Recoger el impacto de su trabajo común desde una perspectiva personal e íntima es una de las motivaciones de nuestra publicación, que se acerca a todos los que participan en el alma de la organización, y nos interesamos por sus experiencias, para convertirlas en un ejemplo para todos.

inicio